Prunus domestica y P. salicina

Imagen: 
Nombre vulgar: 
Ciruelo europeo y ciruelo japonés
Español
Tipo de cultivo: 
Frutales
Nombre científico: 
Introducción: 

La Argentina es el primer productor de ciruela del Hemisferio Sur y está ubicado entre uno de los tres mayores exportadores del mismo grupo. Las ciruelas argentinas son ampliamente demandadas por Brasil, y, los últimos años registran un importante incremento de la demanda de países de la Unión Europea, principalmente Bélgica y los Países Bajos. La temporada de exportación se extiende normalmente desde noviembre hasta mayo, y el mes de diciembre es el de mayor intensidad.
La superficie cultivada con ciruela se expandió notablemente en los últimos años, especialmente en las provincias de Mendoza y de Río Negro, donde se han radicado grandes emprendimientos y se han ampliado los ya existentes, con lo cual se logró una capacidad de producción y de almacenamiento acorde con los requerimientos de los mercados internacionales.
Esta especie cuenta con una amplia gama de variedades de maduración temprana a tardía. Ofrece frutos jugosos, grandes, de color rojo oscuro, alto contenido de azúcar y baja acidez; se pone énfasis en lograr resistencia al transporte y la buena predisposición para largos períodos de conservación.
Las condiciones climáticas de las principales zonas productoras de la Argentina hacen factible la producción de ciruelas de excelente calidad.

Taxonomía: 

Orden Rosales, Familia Rosaceae, Género Prunus, especies P. domestica (L.) (ciruelo europeo) y Prunus salicina L. (ciruelo japonés).

Características morfológicas: 

El ciruelo europeo, especie originaria del oeste de Asia y Europa, presenta árboles de porte mediano, inermes o ligeramente espinosos, con ramitas glabras. Las hojas son elípticas, oblongas u obovadas, subcoriáceas, de 5 a 10 cm de largo, de color verde oscuro en la cara superior, pilosas a lo largo de la nervadura media en la cara inferior; los pecíolos miden de 1,5 a 2,5 cm de largo. Las flores son solitarias o más comúnmente geminadas, pedunculadas, blanco-verdosas, de 1,5 a 2,5 cm de diámetro; los sépalos son generalmente reflejos, internamente pubescentes. El fruto es globoso, oblongo u ovoide, de cáscara purpúrea, violácea, roja o amarilla, con pulpa de sabor dulce y endocarpio liso, comprimido y marginado.
El ciruelo japonés, especie originaria de China, presenta árboles de porte mediano, hojas glabras, oblanceoladas u obovado-oblongas, finamente crenadas, de 6 a 15 cm de largo, abruptamente acuminadas; los pecíolos son glandulosos y miden de 1 a 1,5 cm de largo. Las flores son blancas, de 1,5 a 2,5 cm de diámetro y se disponen generalmente de a tres, a lo largo de las ramitas del año anterior; el cáliz es glabro y erguido o extendido. El fruto es subesférico u ovoide, de 3 a 7 cm de diámetro, de cáscara rojo-violácea, amarilla, roja o verdosa, con una sutura lateral profunda.
Ambos ciruelos presentan la floración a fines de invierno y principios de primavera, previa a la foliación, y la fructificación, en verano. En cuanto a la polinización, los ciruelos varían desde completamente autoincompatibles a completamente autocompatibles. Muchos cultivares comerciales japoneses son autoincompatbles y requieren por lo tanto de un polinizador adecuado.

Fenología del cultivo: 

Los estados fenológicos del ciruelo y sus temperaturas críticas de daño, de acuerdo con el Método de Bagiolini, son los siguientes:
A: Yema de invierno
B: Yema hinchada: -10°C
C: Cáliz visible: -4.0°C
D: Corola visible: -3.0°C
E: Estambres visibles: -3.0°C
F: Flor abierta: -2.0°C
G: Caída de pétalos
H: Fruto cuajado: -1.0°C
I: Fruto chico
J: Fruto desarrollado

Productos que se exportan: 

Frutos frescos de ciruelo.

Variedades comerciales: 

Los frutos de las variedades de ciruelo japonés, se consumen usualmente en fresco, en tanto que los de ciruelo europeo, se destinan a industria.
De acuerdo a su fecha de cosecha, las variedades se clasifican en “extra tempranas” (antes del 30/11); “tempranas” (del 1/12 al 31/12), “medias” (del 01/01 al 15/02) y “tardías” (desde el 16/02 en adelante).

Variedades de ciruelo japonés:
Angeleno
Es una variedad japonesa con fruto de tamaño grande, color rojo oscuro y cuando madura todavía más. De sabor dulce y carne amarilla. Poco productiva pero muy buena conservación del fruto.
Black Amber
Variedad japonesa, procedente de EEUU. Fruto de color negro, tamaño grueso, forma del fruto redondo un poco achatado. Pulpa de color ámbar, carne firme no adherente al hueso, sabor bueno. Resistente a la manipulación. Productivo. Árbol vigoroso y de porte muy erecto, auto-estéril.
Red Beaut
Es una variedad de ciruelo japonés, con el fruto de forma redondeada, calibre medio grueso, teniendo en cuenta que es una variedad muy precoz. Color de la piel rojo-rojo oscuro dependiendo del estado de madurez. Carne amarilla, de textura dura y sabor bueno. Aguanta manipulación y transporte. Árbol muy vigoroso de porte abierto, auto-estéril.
Santa Rosa
Ciruela japonesa cuyo fruto es de tamaño grande, redondeado y acorazonado. Piel de color rojo intenso. Carne amarillo ámbar y carmín claro, blanda, muy jugosa, dulce y perfumada, con sabor que recuerda a la fresa. Árbol de porte erguido, mediano desarrollo y muy fértil. Parcialmente auto-fértil. Es de origen americano.

Variedades de ciruelo europeo:
Agen
Variedad originaria de Francia. Apreciada para el secado, su fruto pende bien y permanece en la planta de esta manera hasta 2 meses, adelantando así el proceso de secado. Su marcada dulzura favorece el consumo en fresco y además tiene buena aceptación en los mercados externos. Requiere suelos arenoso-arcillosos ricos en humus. Existen dos subtipos de esta variedad: la de copa alta, autoestéril, y la de copa baja, autofértil, que es la más aconsejable.
President
Variedad de origen inglés. De floración relativamente tardía, por lo que tiene menor riesgo de ser dañada por las heladas primaverales. Es valorada por los exportadores debido al gran tamaño de su fruta y su pulpa densa. Se la considera buena polinizadora de la D’Agen, y además, resulta beneficiosa la incorporación de colmenas en los montes para que la polinización sea completa. Se presta también para la desecación, lo que torna conveniente cultivarla en escala industrial.
Reina Claudia Verde
Ciruela europea de tamaño medio redondeado, de color verde, pulpa fina y jugosa, de aroma y sabor característicos. El hueso se desprende fácilmente de la pulpa. Parcialmente auto-fértil. Excelente para mesa, compotas, conservas y mermeladas.

Requerimientos del cultivo: 

El ciruelo se adapta fácilmente a diversas condiciones climáticas, pudiéndose plantar desde los 2.000 hasta los 2.900 metros sobre el nivel del mar, dependiendo del cultivar. Requiere de temperaturas por debajo de los 13°C en época de reposo y de 18°C a 23°C en época de fructificación, siendo una temperatura promedio de 14°C a 15°C la más adecuada para el desarrollo normal del ciclo.
Según variedades, la necesidad de acumulación de horas de frío varía entre 100-600 y 1000 para los ciruelos japoneses y entre 700 y 1600 para los ciruelos europeos.
La humedad atmosférica debe oscilar entre 60 a 70%, para que en época de reposo mantenga frescas las yemas y en la floración el estigma permanezca húmedo y se realice fácilmente la polinización. La zona de plantación requiere una precipitación anual de entre 1000 y 1200 milímetros distribuidos dentro del ciclo vegetativo.
Las heladas constituyen un factor limitante por el riesgo que se corre de que el fruto sea quemado cuando está en formación. Este problema puede salvarse trabajando con cultivares precoces.
Con relación al suelo, al ser el ciruelo una planta que puede alcanzar 5 a 6 metros de altura, se requiere de un buen anclaje necesitando por consiguiente, suelos profundos de aproximadamente un metro y libre de arcillas endurecidas que puedan impedir el normal desarrollo de la zona radicular.
Los suelos más aptos para el cultivo del ciruelo, son aquellos profundos, sueltos, con buenas condiciones de drenaje, sin capa freática alta (los frutales de carozo requieren que la capa esté a una profundidad mayor o igual a los 80 cm durante dos o más meses en el período primavera - verano), de textura franco-arcillosa a franco-arenosa, con buen contenido de materia orgánica y pH entre 5,5 y 6,5.

Manejo del cultivo: 

Plantación
Previo a la plantación, deben analizarse las características del suelo y corregir los problemas que se detecten (salinidad, sodicidad, drenajes deficientes, capa freática elevada y salina, superficie compactada, problemas nutricionales, presencia de agentes patógenos, etc.), aplicando las técnicas adecuadas a cada caso (subsolado, emparejamiento, agregado de yeso y materia orgánica, fertilización, lavado, profundización de drenajes, desinfecciones, etc.).
Los sistemas de conducción habitualmente usado, incluyen palmeta, doble eje lineal, doble eje transversal, drapeau y abanico.
Riego
El cultivo recibe normalmente riego (por surcos, melgas, microaspersión/microjet o goteo), principalmente durante el período anterior a la cosecha, en que el fruto presenta un rápido crecimiento y se da una alta evapotranspiración, dado el gran desarrollo del follaje.
Polinización
Dado que las flores son autoestériles, debe tenerse en cuenta la polinización con variedades compatibles, ya sea de la misma especie o de Prunus cerasifera (Mirabolano), cuyos frutos no tienen valor comercial y la utilización de colmenas, para facilitar el proceso.
Manejo nutricional
Los frutales de carozo pueden presentar deficiencias en Nitrógeno (N), Potasio (K), Zinc (Zn), Magnesio (Mg), Manganeso(Mn), Hierro (Fe) y Boro (B), por lo que deben realizarse los aportes necesarios, basado en el análisis foliar y de suelo. Existe actualmente una amplia disponibilidad de compuestos químicos que pueden ser incorporados al suelo o aplicados a la planta como fertilizantes foliares.
Raleo de frutos
El raleo de frutos en ciruelo, se realiza lo más temprano posible, ya que no existe riesgo de partidura de carozos, teniendo siempre en cuenta el sistema de control de heladas que permita defender la producción remanente. Es conveniente hacer un segundo raleo después del período de caída natural de frutos, característico de cada variedad.
Control de malezas
Se realiza el control de las malezas que se desarrollan en la línea de plantación, mediante la aplicación de herbicidas, con el fin de evitar su competencia con las plantas frutales.
Control de heladas
Se realiza mediante la combinación de métodos activos y pasivos de defensa, incluyendo la implantación de barreras rompevientos, eliminación de malezas, compactación y humedecimiento del suelo entre las primeras y el riego por aspersión y la calefacción, entre las segundas.
Cosecha
En cuanto a la cosecha, un manejo adecuado, debe contemplar los siguientes factores:
- Cosecha en estado de madurez adecuado según la variedad.
- Cosecha en horas tempranas por la mañana.
- Selección de la fruta en el árbol.
- Impedimento de golpes, roces y compresión de la fruta.
- Uso de recipientes chicos, recubiertos y en óptimas condiciones sanitarias.
- Protección de frutos cosechados, del sol o fuentes de contaminación.
- Disminución de los tiempos entre cosecha y empaque.
- Transporte preferentemente refrigerado (distancias más de 1 hora).
- Sanidad e higiene adecuada del personal.

Áreas y Volúmenes de producción: 

Si bien pueden encontrarse cultivos de ciruelo a lo largo de todo el país, la mayor superficie de plantaciones comerciales destinadas a consumo en fresco se ubica en tres provincias: Mendoza y San Juan en la Región de Cuyo y Río Negro en la Región Patagónica. En cambio, los cultivos comerciales de ciruela para industria, se concentran en la provincia de Mendoza.

Volúmenes exportados: 

Las exportaciones de ciruelas frescas argentinas, han sufrido importantes fluctuaciones desde el año 2012 en adelante, con una tendencia descendente. En la campaña 2012/2013, se exportaron cerca de 6260 toneladas, mientras que en la campaña 2018/2019, se registraron envíos por aproximadamente 1790 toneladas (una disminución superior al 70%).
El principal destino ha sido históricamente Brasil, seguido por Paraguay y Holanda.

Bibliografía consultada: 

Ángel, A. N.; Paggi, Y.; López Serrano, F. Relevamiento de frutales de carozo y cítricos del Noreste de la Provincia de Buenos Aires. 2016. INTA EEA San Pedro. Disponible en https://inta.gob.ar/sites/default/files/intasp-relevamiento-frutales-ang...
Bevilacqua M. y Storti L. 2019. Informes de cadena de valor- Fruta de carozo- Junio de 2019. Subsec. de programación microeconómica, Sec. de politica económica, Min. de Hacienda.
Cantaloube, M. L. 2019. Informe evolución de la fruticultura en Mendoza. Fundación IDR. ISBN 978-987-45812-6-6
Colamarino, I. Infome sectorial Nº 4. Ciruelas frescas. Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. 2010. Disponible en http://www.alimentosargentinos.gob.ar/contenido/sectores/frutas/producto...
CMCBA. Boletín de Frutas y Hortalizas N° 82- Ciruelas. Agosto 2018.
Ojer, M. Frutales de carozo en la Argentina. Situación actual y principales variedades. Revista de Divulgación Científica- Facultad de Ciencias Agrarias - UNcuyo, Número 10 - Año 2019. ISSN 2422-6254. Disponible en http://experticia.fca.uncu.edu.ar/40-panoramas-y-tendencias/169-frutales...
Villarreal, P.; Santagni, A. 2005. Pautas tecnológicas: frutales de carozo. Manejo y análisis económico financiero. INTA EEA Alto Valle. Centro Regional Patagonia Norte.