Nombre vulgar
Datilera común
Palmera común
Palmera datilera
Tipo de cultivo
Ornamentales
Nombre científico
Introducción

P. dactylifera es la especie tipo del género Phoenix, aparece en todo el norte de África, desde las costas atlánticas hasta Arabia, Golfo Pérsico, Irán, Irak y el norte de la India. La palmera datilera ha sido cultivada desde hace más de 5000 años y utilizada de forma integral, principalmente alimentaria por sus dátiles, de elevado poder energético, así como por su savia azucarada. Planta importante también por su fibra en cestería, alpargatería y cordelería, utilizándose tanto los segmentos de sus hojas como la fibra que se extrae de los pedúnculos de las mismas.

Características morfológicas

Palmera dioica, esbelta que puede alcanzar de 25 a 30 m de altura y de 30 a 50 cm de diámetro. Presenta un sistema radicular muy fasciculado con raíces fibrosas y poco engrosadas. Como ocurre en la mayoría de las palmeras, a medida que las raíces mueren, son sustituidas por otras nuevas. Sus raíces pueden profundizar hasta unos 6 m y extenderse en un radio de 18 m aunque depende del tipo de suelo y del tamaño de la palma.
Presentan un estípite robusto, recto y de igual grosor en toda su longitud. Dependiendo de la especie, puede alcanzar de 25-30m de altura. Esta cubierto por las bases de las hojas muertas, que con el tiempo caen, dando lugar a una forma romboidal característica.
Las hojas son pinnadas y con numerosos foliolos verde-azulados, lanceolados y plegados longitudinalmente hacia el haz. Dichos foliolos presentan diferentes tamaños a lo largo del raquis, siendo los inferiores más cortos, rígidos y punzantes, los intermedios más largos (30-40cm) y los superiores cada vez más pequeños. El raquis de la hoja está ligeramente comprimido lateralmente, presentando su máximo ensanchamiento en la base.
Las flores son unisexuales, pequeñas y se agrupan en una inflorescencia muy ramificada denominada espádice. Dichas inflorescencias nacen desde las axilas de las hojas. Al inicio de su desarrollo, éstas se encuentran en el interior de un órgano protector denominado espata. Las flores masculinas constan de un cáliz trilobado, corola con tres pétalos de color crema y seis estambres. Son portadas en profusión en raquis largos, delgados, erectos y ramificados. Las flores femeninas, por lo general, son más grandes que las masculinas. Constan de un cáliz formado por tres sépalos, una corola de tres pétalos de color amarillo y un óvulo súpero formado por tres carpelos unidos. El raquis de la inflorescencia femenina es más fuerte y con más varas laterales que se vuelven colgantes por el peso del fruto en ellas. Normalmente, solo se desarrolla uno de los tres ovarios presentes.
El fruto es una baya denominada dátil, el cual se caracteriza por presentar forma oblonga-ovoide, lisa, con mesocarpio carnoso y endocarpio membranoso y de coloración variada (amarillo, amarillo-verdoso, anaranjado o rojo). Tiene un tamaño de 3 a 9cm de largo y 2,5 cm de diámetro. El periodo de germinación de las semillas es de aproximadamente un mes.

Requerimientos del cultivo

Esta palmera es la especie frutal que mayores diferencias climáticas tolera, pero a la vez es la más exigente para conseguir un adecuado desarrollo y fructificación; puede soportar temperaturas inferiores a -5 ºC si se encuentra completamente en reposo y si éstas se prolongan durante periodos cortos de tiempo y temperaturas superiores a los 50 ºC si se riega. No obstante, bajo estas condiciones, el desarrollo y la fructificación cesan. El umbral de crecimiento de esta palmera oscila entre 7-32 ºC. Por debajo de 7 ºC el crecimiento de la palmera se detiene; por encima de dicha temperatura mantiene un crecimiento estable hasta alcanzar los 40 ºC que entonces la tasa de crecimiento disminuye.
En el momento de maduración del fruto, la planta requiere de humedad relativa baja. En periodos húmedos, la cosecha puede reducirse considerablemente y los frutos tener menor calidad.
Prospera en casi cualquier tipo de suelo, pero en general, se suele cultivar en suelos arenosos.
Presenta gran tolerancia a la salinidad, puede sobrevivir en suelos con contenidos en sales solubles del 3% y 3,5% si la lixiviación es del 7%. Por el contrario, si éste supera el 6%, el crecimiento se detiene.

Bibliografía consultada

Hernández Bermejo, E.; Pochettino, M. L. 2020. Palmeras del viejo mundo en el cono sur de sudamérica. ¿exóticas invasoras o nus?. En: Palmeras Nus. Al sur de las Américas Austral. Editores: Norma I. Hilgert, Ma Leila Pochettino y J. Esteban Hernández Bermejo. Ed. Programa Iberoamericano de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo. 978-84-15413-38-7.