Ilex paraguariensis

Imagen: 
Nombre vulgar: 
Yerba mate
Español
Tipo de cultivo: 
Industriales
Nombre científico: 
Introducción: 

La yerba mate (Ilex paraguariensis A. St. Hil.) es un cultivo endémico de la eco-región de la Selva Paranaense. Su producción se concentra en el Suroeste del Paraguay, los estados sureños del Brasil y en el Noreste de Argentina. Nuestro país se destaca por ser el principal productor y elaborador de este cultivo (62% de la producción mundial). Le siguen, en orden de importancia, Brasil con el 34% y Paraguay (4%). La actividad yerbatera en Argentina, comprende la totalidad de la Provincia de Misiones con el 87% de su superficie, y el Noreste de la Provincia de Corrientes con el 13% restante.

Las hojas secas y molidas se industrializan para obtener la bebida popularmente conocida como “yerba mate”, “Hierba mate”, “mate”, “maté”, “té del Paraguay”, “té de San Bartolomé”, “té de los jesuitas”, “ka’ há”, “erva mate”, “chimarrão” o “tereré” (en infusiones y decocciones) que es consumida por el 30% de la población, a una tasa de 1 L / día. En Argentina el consumo per cápita es de aproximadamente 6,06 kg año.
Las hojas de la yerba mate contienen vitaminas, minerales, alcaloides, saponinas y polifenoles (derivados de cafeína y flavonoides). Algunas de las propiedades más destacadas son: estimulante, tónico, diurético, antioxidante, antiulceroso, colerético, antirreumático, analgésico, glucogenolítico, lipolítico y reductor de peso.

Taxonomía: 

La yerba Mate (Ilex paraguariensis A. St. Hil.) pertence al orden Aquifoliales, Familia Aquifoliaceae. Esta familia incluye un solo género con 405 especies arbóreas de regiones templadas y cálidas.
El término Ilex, de origen griego, significa árbol espinoso, haciendo alusión a la hoja con margen espinoso de la especie tipo de la familia Aquifoliaceae (Ilex aquifolium), planta ornamental comúnmente conocida como acebo o muérdago de Navidad.
En Argentina la familia Aquifoliaceae se encuentra representada por 7 especies, entre ellas Ilex affinis Gardner, I. argentina Lillo, I. brasiliensis Loes., I. brevicuspis Reissek, I. dumosa Reissek var. guaranina Loes, I. paraguariensis var. paraguariensis A. St. Hil e I. theezans Mart. ex Reissek.

Características morfológicas: 

Morfología de Órganos Vegetativos
En su estado natural se desarrolla como un árbol de escaso porte, pudiendo alcanzar de 10-30 metros de altura. Bajo condiciones de cultivo es conducido como un arbusto cuyo porte se mantiene entre los 3 y 6 m de altura, para facilitar el manejo. El fuste es recto y la corteza de color pardo-oscura, pardo-rojiza o pardo-violácea, con lenticelas poco notables. Las ramas jóvenes presentan una sección angulosa, tornándose cilíndricas a medida que continúan con el crecimiento. El follaje es perenne, formado por hojas simples, pecioladas, glabras, de consistencia coriácea con margen aserrado, dispuestas alternas a lo largo del tallo.

Morfología de Órganos Reproductivos
Se trata de plantas diclino dioicas. En los pies masculinos las flores se reúnen en dicasios 3-11 floros, mientras que en los pies femeninos se agrupan en ejes unifloros o dicasios 3-6 floros. Las flores unisexuales son pequeñas, cíclicas, actinomorfas, heteroclamídeas, tetrámeras o pentámeras. Las flores masculinas son alternipétalos e isostémonas. Las flores femeninas son hipóginas, de ovario gamocarpelar y estigma sésil, pudiendo encontrar la presencia de estaminodios. El fruto botánico es un nuculanio, pequeño, de epicarpio carnoso, generalmente de color rojo o negro llamativo y endocarpio leñoso rodeando a las semillas (pirenos).
La floración se produce en la primavera entre los meses de octubre a noviembre. La polinización es entomófila.

Productos que se exportan: 

Nuestro país exporta en su mayor proporción yerba mate del tipo elaborada. En el año 2015, el 96 % correspondió a yerba mate molida y el 4% restante estuvo representado por yerba mate canchada y extractos.

Variedades comerciales: 

Para la producción de yerba mate la variedad utilizada es Ilex paraguariensis var. paraguariensis.

Requerimientos del cultivo: 

Es un cultivo que se concentra en la región subtropical húmeda Argentina, en las provincias de Misiones y Nordeste de Corrientes, donde los regímenes de lluvias son de alrededor de 1800 milímetros anuales y temperaturas medias de 21º C.
Los suelos aptos para este cultivo son los rojos profundos, con buen drenaje y fértiles. Su mayor fertilidad se encuentra en las capas superficiales, por lo tanto es menester protegerlos, evitando la erosión por lluvias y pérdida de fertilidad por insolación. Son preferibles los terrenos vírgenes o con un largo descanso previo a la plantación. En caso de lotes degradados o con cultivos previos, se debe realizar una recuperación del mismo, mediante la implantación de algunas pasturas como por ejemplo el pasto elefante, que mejora la estructura del suelo al aportar un gran volumen de materia orgánica.
Las plantas de yerba crecen adecuadamente en varias condiciones de suelo, pero conviene reducir el número y la intensidad de operaciones con herramientas. Cuando éstas sean indispensables, se procederá a sembrar cubiertas verdes. Si ello no es posible, la labor deberá ser superficial, dejando una cobertura seca sobre el suelo. Los mejores meses para realizar labores son noviembre y febrero, siempre que la humedad del suelo sea adecuada.
El uso de cinceles o subsoladores podría ser necesario en el caso de mucha compactación del suelo. En estos casos, y en los meses indicados precedentemente, se debe esperar a tener poca humedad, para favorecer la rotura de los terrones grandes.
Los elementos químicos que necesita una plantación de yerba son, en orden de importancia: macroelementos N, K, Mg, Ca, P; y los microelementos Mn, Zn, Fe, B.

Manejo del cultivo: 

Con plantines en macetas el período de implantación se extiende del 15 de abril al 15 de septiembre. Con plantines a raíz desnuda el período se reduce a junio y julio.
La entrada en producción del yerbal se produce con las primeras podas de despunte y formación, entre el 2º y 4º año de implantación, alcanzando su máximo rendimiento entre el 7º y 8º año.

Cosecha
La cosecha se realiza en forma manual. Comienza en abril o mayo y se extiende hasta septiembre. Después de la cosecha de la yerba mate, el árbol se regenera y produce más hojas.
En estado silvestre, el árbol alcanza una altura de entre 12 y 16 metros. Para poder realizar la cosecha de sus hojas, actualmente las plantas son podadas a una altura de 3 – 5 metros.
La cosecha de yerba mate se puede extender en la actualidad hasta 10 meses en el año, con las debidas precauciones. La cosecha se divide en tradicional y sistematizada moderna. La primera consiste en poda manual individualizada, efectuada en diferentes épocas y formas donde el cosechero o tarefero es pieza fundamental. La otra consiste en tareas manual o mecanizada. Se aplica en general a plantaciones de baja o media densidad, anual, año y medio o cada dos años.

Poscosecha – Transformación primaria
La elaboración de la yerba mate, comprende el sapecado, el secado y el canchado, debe iniciarse dentro de las 24 horas de cosechada, con el fin de evitar la fermentación y con ello, su inutilización y pérdida. Para ello se trata de detener el proceso biológico de degradación de los tejidos del vegetal y una deshidratación casi total, donde el agente transmisor del calor son los humos de la combustión de la leña.

Sapecado
Es el primer paso en el tratamiento de la cosecha de la yerba mate, dando origen al llamado “Proceso de Transformación Primaria”. Consiste en la exposición de las hojas, en un proceso primario y rápido, de 20 a 30 segundos a la acción directa del fuego vivo que mata al protoplasma y destruye los fermentos.

Secado
Luego del sapecado, la hoja deberá ser sometida a un proceso de secado hasta reducir su contenido de humedad hasta un 5-6% disminuyendo su peso, de 100 kilogramos de hoja verde quedan reducidos, según su madurez a unos 30 a 36 kilogramos de yerba mate seca.

Canchado
Secada la yerba, con el fin de facilitar el embolsado y transporte, se somete a la yerba mate a un grosero proceso de trituración.

Estacionamiento y maduración
Este proceso de maduración puede ser natural o acelerado. Canchada la yerba, se estaciona para su maduración, ya sea suelta (en noques de doble pared), o envasada en bolsas de arpillera durante un término aproximado de un año y mínimo de nueve meses, durante cuyo período desarrolla al máximo su aroma y sabor. También se utiliza otro sistema que es el estacionamiento acelerado en cámaras de ambiente controlado con lo que este período se acorta a aproximadamente 30 días, aunque la calidad del producto obtenido es diferente cambiando notablemente su color, sabor y aroma, no siendo tan aceptado en todos los mercados.

Molienda
Se logra la granulometría y mezclas convenientes que definen sabor, aroma y color de cada marca. La yerba mate canchada y estacionada pasa por diferentes zarandeos y moliendas, hasta obtener el producto final de hojas con un porcentaje de palos. Este proceso se realiza siguiendo una cronología de pasos:
1. Alimentación y mezclado.
2. Limpieza.
3. Trituración y separación de fracciones.
4. Molienda de palitos.
5. Molienda de hojas.
6. Silos de almacenaje.
7. Fraccionamiento y empaquetado.

Áreas y Volúmenes de producción: 

El área de producción se sitúa en toda la provincia de Misiones y nordeste de la provincia de Corrientes (abarcando las localidades de Gobernador Virasoro, Colonia Liebig, Garruchos y San Carlos, pertenecientes a los Departamentos Santo Tomé e Ituzaingo) donde las condiciones agroecológicas y climáticas favorecen el crecimiento del cultivo.

Los Departamentos de Misiones que limitan con la provincia de Corrientes (Apóstoles, Capital, Candelaria y Concepción) forman una zona agroeconómica homogénea conocida como Zona de la Yerba de Campo.

La cadena productiva de la yerba mate cuenta con una superficie cultivada de 165.326 ha totales, de las cuales el 87% corresponde a la provincia de Misiones y el 13% restante a la provincia de Corrientes. La actividad incluye a 18.615 productores, 234 secaderos activos, de los cuales 96 se ubican en la zona centro de la provincia de Misiones, más de 110 molinos e involucra a más de 30.000 familias.
Si bien la cantidad de productores yerbateros en la provincia de Corrientes es mucho menor en comparación con la cantidad de productores de Misiones, la superficie promedio por productor para dicha provincia es de 8 hectáreas, mientras que en la provincia de Corrientes esa superficie promedio alcanza las 33 hectáreas.

El cultivo de yerba mate moviliza a los sectores productivo, industrial y comercial, resultando estratégico desde el punto de vista de la ocupación de mano de obra y para el desarrollo local y regional. La producción del sector abastece el consumo interno (90% de la producción) y genera un importante ingreso de divisas debido a las exportaciones (10%). La producción promedio anual de yerba mate arroja valores 1.123.000 tn de hoja verde que equivale a 374.000 t de yerba mate elaborada.

La producción media anual de yerba mate canchada en nuestro país (promedio 2010-2016) ronda los 262 millones de kg, considerando un rendimiento industrial promedio de 34,6 %, es decir, que de 1 kg de hoja verde se obtienen 346 gramos de yerba mate secada y canchada.

La yerba mate elaborada se comercializa en varios formatos, tanto para la infusión tradicional (yerba mate con palo o sin palo), productos con hierbas (yerba mate compuesta) y saborizadas.
Tipo de producto comercializado: yerba mate Premium, cosecha especial, con palo, de Campo, sin palo, Barbacuá, especial tereré, Relax, saborizada (cítricos u otros). En todos los casos, cumpliendo con la reglamentación establecida en el capítulo XV del Código Alimentario Argentino.

Volúmenes exportados: 

Siria año tras año, no solo consolida su mercado yerbatero, sino que lenta pero progresivamente extiende el negocio a través de la distribución y comercialización de yerba mate en envoltorios de paquetes de cuarto kilo prensado, colocándose a la vanguardia en medio oriente como comprador de yerba mate argentina (77% de las cantidades exportadas tienen ese destino), seguida por Chile 12,5%, Líbano 2,5%, Estados Unidos 2%, España 1,48 y Francia 1,45% .
En relación al consumo mundial de yerba mate, el 90% de las preferencias se focalizan en los únicos tres países productores, es decir Argentina, Brasil y Paraguay. No obstante, la infusión de mate está difundida en otros mercados tales como, Uruguay, Siria, Chile, y Líbano. El resto de los países importadores totalizan en volumen el 1% del consumo mundial.

Manejo del cultivo para producción de material de propagación: 

Por semillas - Almácigo
Un año y medio antes de la fecha elegida para la plantación de un yerbal, ya se debe comenzar la recolección de las semillas. Los frutos de yerba mate se cosechan desde la segunda quincena de enero hasta abril, cuando adquieren un color tinto-morado-negro. La recolección es manual, seleccionando los mejores frutos, lo más homogéneos posible en cuanto a tamaño, color, que sean enteros y sin lesiones.
El almácigo debe estar en un lugar alto de tierra colorada, con una fuente de agua para riego cercana y permanente. En lo posible con una pendiente suave, construyéndose los canteros en forma perpendicular a la pendiente.
La siembra se efectúa entre los meses de marzo a mayo, distribuyendo las semillas en la superficie de los almácigos en cantidad de 250 a 500 gramos de semilla por metro cuadrado y luego tapando con una delgada capa de tierra.

Vivero

La etapa primaria comienza en los viveros. Después de germinada la planta se mantiene allí unos tres años, posteriormente se trasplanta a campo; le siguen las prácticas culturales, con el desmalezado, fertilización y control de plagas y cosecha.
La finalidad principal del vivero es mantener la calidad de los plantines. Las plantitas del almácigo, son transplantadas a macetas o tubotes para permitir su crecimiento.
Con plantines en macetas el período de implantación se extiende del 15 de abril al 15 de septiembre. Con plantines a raíz desnuda el período se reduce a junio y julio.
Luego de quitar el plantín de la maceta de polietileno, se lo ubica en el centro del pozo o en el medio de la línea subsolada, se acercará tierra con azada y se compactará la misma con el pie. se puede realizar la plantación mecanizada.

Mapa zonas productoras de material de propagación: 
Bibliografía consultada: 

Arndt, G., Molina, S. y Mayol, M. 2014. Los secaderos de yerba mate y las Buenas Prácticas de Manufactura. Ciencia y Tecnología de los Cultivos Industriales, Año 4 (6): 59-62.

Burtnik, O. J. 2006. Yerba Mate: Manual de Producción. INTA, AER Santo Tomé, Corrientes, Argentina. 52 pág. Ilust.

Capellari, P.L., Burgos, A.M., Cabrera, M.G., Dalurzo, H.C., Dávalos, M., Dirchwolf, P., Dolce, N.R., Fediuk, A., Holowaty, S.A., Llera, V., Maiocchi, M., Medina, R.D., Molina, S.P., Pinto Ruíz, G., Mayol, M., Tarragó, J. y Yacovich, M. 2017. Yerba mate, reseña histórica y estadística, producción e industrialización en el siglo XXI. Consejo Federal de Inversiones. 310 p. ISBN 978-987-510-260-6.

De Bernardi, L. S/F. Perfil de la yerba mate. Ministerio de agroindustria. 18 Pág

Filip, R., Ferraro, G.E., Bandoni, A.L., Bracesco, N., Nunes, E., Gugliucci, A. y Dellacassa, E. 2009. Mate (Ilex paraguariensis). Recent Advances in Phytochemistry (5):113-131.

Kurtz,V., Chifarelli, D., Munaretto, N. y Korth, S. 2014. Poda de rebaje en plantaciones de yerba mate (Ilex paraguariensis): mortandad y productividad. Ciencia y Tecnología de los Cultivos Industriales, Año 4 (6): 11-17.

Sessa, C. 2013. Análisis de diagnóstico tecnológico sectorial yerbatero y tealero. Ministerio Ciencia y tecnología e innovación productiva.