imagen
Image
imagen_trigo_sarraceno.jpg
Nombre vulgar
Trigo sarraceno
Taxonomía

Reino: Plantae
Clase: Magnoliopsida
Orden: Caryophyllales
Familia: Polygonaceae
Especie: Fagopyrum esculentum

Tipo de cultivo
Hortícolas
Nombre científico
Introducción

El trigo sarraceno (Fagopyrum esculentum), también conocido como alforfón, es una planta anual herbácea originaria de Asia Central, que se cultiva principalmente para el consumo de sus granos; aunque también se puede aprovechar para otros fines como abono verde o como punto de atracción de insectos beneficiosos para jardines. Es un pseudocereal con características similares a la de los cereales verdaderos pero no pertenece a la familia de las gramíneas
Se cultiva desde tiempos muy remotos. Sus primeros registros son los de China en el siglo IX y X; de allí pasó a Turquía y Rusia en el siglo XIV y XV a Gran Bretaña y Francia. Paralelamente, en el siglo XII fue difundido desde China a Japón y Corea, a la India y Bután. En el siglo XVII XVIII comenzó la diseminación moderna y la expansión del cultivo, pasó a Gran Bretaña a Estados Unidos y Canadá y se expandió por Rusia hacia Polonia y desde Francia a Italia, Suiza, Austria, Chile y Brasil.
En Argentina fue introducido por los inmigrantes polacos y ucranianos y se desarrolló principalmente para su consumo en Misiones, otras provincias como Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires y Río Negro, se consideran aptas para su cultivo.
Las características nutricionales de las proteínas del trigo sarraceno sugieren un potencial uso para el desarrollo de alimentos nutritivos libres de gluten con propiedades funcionales. El valor nutricional que presenta este grano para la elaboración de productos alimenticios es excelente. La ausencia de gluten permite su consumo a personas con afección celíaca o alergias al trigo común. Su alto contenido de lisina y su tenor proteico en general, su aporte en fibras y minerales lo vuelven apto para fortificar alimentos elaborados a base de otros cereales tradicionales.

Características morfológicas

El trigo sarraceno, es una planta herbácea anual de ciclo corto, perteneciente a la familia de las Poligonáceas. Su nombre científico es Fagopyrum esculentum y se cultiva durante la temporada estival.
Posee un tallo erguido, liso, articulado y hueco, bastante ramificado, con una coloración rojiza de 20 a 80 cm de alto. Su sistema radicular es alorrizo, poco profundo. Las hojas son simples, acorazonadas, alternas, sagitadas, terminadas en punta aguda, las de la base con estípulas desarrolladas denominadas ocreas. Las superiores son abrazadoras o sésiles, de 5 a 10 cm de longitud, mientras que las inferiores tienen un peciolo largo. Las flores son de color blanco o rosa, hermafroditas, pequeñas, agrupadas en racimos cortos y apretados al final de las ramas. De polinización cruzada. El fruto es un aquenio trígono, de 4 a 6 mm de longitud por 2 a 3 mm de ancho, con pericarpio leñoso de color marrón, que contiene una sola semilla de tamaño algo más pequeño que el fruto.
El periodo de floración se extiende entre 1 y 3 meses con presencia de un gran número de flores abiertas en simultáneo por planta y por día. Como consecuencia de ello, en el momento de fructificación conviven en las plantas semillas e inflorescencias en todas las etapas de maduración. Por este motivo el momento apropiado para la cosecha es difícil de determinar
Durante el período de floración, las temperaturas influyen en el desarrollo y fertilidad de las estructuras reproductivas. Altas temperaturas (30 ° C) y vientos secos son perjudiciales, causan el marchitamiento de las flores, el aborto de estructuras reproductivas y saco embrionarios con malformaciones .

Fenología del cultivo

Los cultivares precoces de trigo sarraceno cumplen el ciclo de siembra a maduración de semilla, en 80 -90 días; los de ciclo largo 100 - 110 días. Realizada la siembra, al 2do y 3er día se observa la emergencia de cotiledones, esta fase dura de 6 a 10 días, dependiendo de las condiciones climáticas.
Después de la emergencia, se da lugar a la fase vegetativa, el epicotilo se desarrolla, se forman las primeras hojas, entre las zonas de inserción de las hojas se produce el crecimiento en longitud, dando origen a los entrenudos. A partir del 4to nudo se forman las ramificaciones.
La fase reproductiva tiene lugar a los 20 y 30 días después de la siembra; se forman los racimos corimbosos paniculados donde se disponen las flores, esta etapa se prolonga dos meses, a la par las hojas inferiores absicionan y caen. En esta etapa es sensible al stress hídrico y heladas. Durante la madurez fisiológica, el ovario se transforma en fruto y el rudimento seminal en semilla, esta fase se alcanza a los 60 y 70 días. El crecimiento es indeterminado, en la planta se presentan al mismo tiempo flores, frutos verdes y maduros. Los frutos alcanzan madurez de cosecha, a los 75 – 80 días, en esta etapa las hojas inferiores absicionan y caen; el fruto vira del color verde a marrón oscuro.

Productos que se exportan

Granos

Variedades comerciales

Actualmente en el mercado mundial existen dos clases, la canadiense y la japonesa. Dentro de la primera pertenecen la especie Mancan, Manor, Manisoba, Giant América, Common y Tokio. Dentro de la segunda genética se encuentra Ikeda, Shinano Ichigo y Kitawase.
Existe una segunda clasificación que varia en cuanto a la semilla, se llaman de grano largo o de grano corto. Dentro de las de grano largo encontramos Manon, Mancan, Manisoba y Giant América. Y dentro del grupo de las de grano corto encontramos Tokio, Tempest y Common.
Si bien existen diversidad de variedades de granos, hay tres especies que son las mundialmente conocidas, a saber Mancan, Tempest y Tokio y específicamente Japón tiene claras preferencias por el primero debido a la mejor calidad del grano.
La única variedad inscripta en el INASE es Mancan, variedad canadiense de ciclo corto, grano largo y buena calidad.

Requerimientos del cultivo

El proceso de germinación está principalmente regulado por varios factores ambientales, como la luz, temperatura y humedad. La temperatura está frecuentemente asociada con el proceso de germinación por afectar el porcentaje de germinación, la tasa diaria de germinación, la tasa de absorción de agua, la velocidad de las reacciones enzimáticas y el transporte de las sustancias de reserva.
La temperatura adecuada de germinación del trigo sarraceno, se encuentra en el rango de 20-30 °C.
La semilla tiene que disponer de agua para poder germinar. El agua es el factor ambiental más limitante para la germinación y debe estar disponible en una cantidad adecuada, ya que tanto su exceso como su defecto traen consecuencias negativas para este proceso.
Para el trigo sarraceno se menciona que no tolera condiciones estresantes o de suelos mal preparados. Sus finas raíces penetran el suelo rápidamente pero no se adaptan a suelos con compactación, inundaciones o sequías.
El medio salino produce retraso en la germinación y afecta el crecimiento de las plantas, a la vez que provoca una reducción del rendimiento en grano y de la producción de materia seca.
Concentraciones reducidas producen disminución de la velocidad de germinación, y altas concentraciones la inhiben completamente.
Otros factores como la profundidad de siembra de la semilla también afectan a la germinación de las mismas y la emergencia de plántulas dado que la variación en profundidad está asociada a cambios en disponibilidad de agua, fluctuaciones diurnas de temperatura y exposición de luz.

Manejo del cultivo

Suelo, preparación y labranzas
Si bien es un cultivo que crece en varios tipos de suelo con niveles distintos de fertilidad, en terrenos fértiles, provistos de buen drenaje se obtiene mejor rendimiento.
Los suelos de textura media, francos, franco arenoso, franco limoso, provistos de buen drenaje, son los más adecuados para realizar el cultivo. La capa de suelo cultivable, debe ser profunda y no debe compactarse, esta especie no tolera el anegamiento. Antes de iniciar las labores preparatorias se debe verificar que la parcela, no presente en el perfil capas impermeables que dificulten el drenaje. Se deben realizar las correcciones necesarias cuando el exceso de agua superficial no penetra en el suelo con rapidez. Cuando se realiza el laboreo, se debe evitar, la destrucción de la estructura del suelo por excesiva roturación del perfil arable, e impedir la formación de capas compactas en profundidad. Solo se deben efectuar las labranzas indicadas de acuerdo a la textura del suelo.
En los cultivos bajo riego, se nivelan las parcelas, así la distribución del agua es uniforme, se usa cuchilla niveladora para alcanzar la pendiente adecuada.
En suelos con bajo contenido de materia orgánica se debe incorporar compost, en forma manual o mecánica, para alcanzar un adecuado nivel de fertilidad, mejorando a la vez la textura y estructura.

Se prepara la parcela realizando la labranza, normalmente en junio, con arado de rejas o discos, esta labor se ejecuta cuando está presente el rastrojo del cultivo anterior, los abonos verdes o las malezas, con el objeto que no interfiera el trabajo de la sembradora. No se recomienda quemar el rastrojo.

Fertilización
Las necesidades de nutrientes, se calculan en función de las características del suelo, de la disponibilidad de los elementos presentes y del sistema de riego, también se considera la cosecha esperada, porque la misma extrae nutrientes del suelo. La aplicación de abonos y/o fertilizante requiere del análisis previo del suelo, para incorporar lo necesario. Aportes altos de nitrógeno, producen gran desarrollo vegetativo, que da lugar al vuelco de las plantas, además de tornarlas más sensible al ataque de enfermedades.
El fosforo es necesario para el crecimiento y producción de flores; está presente en el suelo, pero no disponible, se incorpora en el momento de la siembra según sea el pH del suelo como fosfato di amónico o fosfato mono amónico.

Siembra Directa
En caso de realizarse Siembra directa, la distancia entre líneas recomendable es 15-17 cm, profundidad 4,6 cm, con sembradora de grano fino, la semilla debe quedar en contacto con el suelo húmedo. Se calcula que en 1 ha, se pone de 60-70 kg de semilla, si se coloca menos, las plantas se ramifican, hay gran desarrollo vegetativo que provoca el vuelco de las plantas.
Si se realizó una labranza previa del suelo, se puede usar una sembradora neumática de hortalizas de precisión, empleando menos semillas. Esta labranza no debe refinar el suelo en exceso para proteger su estructura.
La siembra se debe realizar después de pasado el peligro de heladas.

Riego y Labores culturales
En cultivos de secano, se realiza un riego durante la emergencia de las plantas. No se ejecutan labores culturales después de la siembra, ya que por la proximidad entre las líneas cultivadas y el desarrollo vegetativo rápido de la planta, las malezas no encuentran ambientes apropiados para el desarrollo.

Cosecha y Rendimiento
La cosecha se realiza cuando el 75% de la semilla ha madurado, de siembra a cosecha transcurren 75 a 80 días en variedades de ciclo corto y 120 días en las de ciclo largo. La recolección se realiza de mañana, con el cultivo húmedo por el rocío, disminuyendo así las pérdidas por desgrane. El corte de la planta se hace bajo para alcanzar todos los niveles de floración. Se emplea una segadora hileradora que hace el corte e hilera, se deja la biomasa vegetal secándose al sol entre 5 y 6 días en el campo, para que se deshidrate, cuando alcanzan 14-16% de humedad, se trilla. Posteriormente se limpia mediante el uso de zarandas para eliminar la tierra y restos vegetales. Los frutos, limpios, con 14% de humedad, se guardan en bolsas, que se colocan sobre tarimas elevadas a 15 cm del suelo, en el sector de almacenaje.
El rendimiento es muy variable oscila entre 600 y 2.500 kg/ha dependiendo de las condiciones del suelo y clima.

Áreas y Volúmenes de producción

La producción mundial alcanza a 3.000.000 de toneladas, con oscilaciones anuales. Los países productores de trigo sarraceno, son también los mayores consumidores, así China produce 55% del total mundial, Rusia 20%, Ucrania 15% y Polonia 3%. En América los países productores son Estados Unidos, Canadá y Brasil, también son los principales exportadores.
Es consumido regularmente por Alemania, Francia y Japón.
En Argentina este cultivo no es cultivado ni consumido tradicionalmente. Se siembra en pequeñas extensiones con fines de investigación. El trigo sarraceno ha sido incorporado, en algunos sistemas del centro-norte de Córdoba, como cultivo de servicio, para controlar malezas como una estrategia de manejo integrado. También ha sido evaluado en el Valle Inferior de Río Negro (VIRN) con resultados satisfactorios de adaptabilidad a las condiciones medioambientales del sitio.

Mapa zonas productoras
Volumen exportados
Bibliografía consultada

Toledo, R.; Esteves, N. ESTUDIO DEL COMPORTAMIENTO FENOLÓGICO Y PRODUCTIVO DE TRIGO SARRACENO (FAGOPYRUM ESCULENTUM MOENCH), EN LA ZONA CENTRO DE CÓRDOBA, ARGENTINA. Revista Universidad Nacional de Córdoba.
Dionisi, C. 2012. Cadena Agroalimentaria de Trigo sarraceno. Área de consolidación Tecnología de los Alimentos. FACULTAD DE CIENCIAS AGROPECUARIAS UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA.
Dionisi, C. P. 2013. ADAPTACIÓN DE TRIGO SARRACENO EN ARGENTINA: UNA ALTERNATIVA REPLETA DE BENEFICIOS. Revista de Difusión Socio-Tecnológica Vol. 1- No 1. Enero - Junio 2013. Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNC)
Di Fabio, A. Origen, producción y uso de pseudocereales. Facultad de Farmacia y Bioquímica, Universidad Maza
Aldana Janet Keil. 2020. Proyecto de Trabajo Final de Carrera: “Evaluación en diferentes condiciones de germinación y crecimiento inicial de trigo sarraceno (Fagopyrum esculentum
Moench). Universidad Nacional de Río Negro.
Rippeta, S; Zubillaga, M. F.; Gallego, J. J.; Barrio, D. A. 2019. CULTIVO DE TRIGO SARRACENO EN LA PATAGONIA NORTE Y CONTENIDO DE PROTEÍNAS CLASIFICADAS POR SU
SOLUBILIDAD SEGÚN OSBORNE. CyTAL- ALACCTA 2019-424.
Fantasía, M. R. 2009. TRIGO SARRACENO: “Grado de información, grado de aceptabilidad y frecuencia de consumo" Universidad FASTA-Facultad Ciencias de la Salud-Licenciatura en Nutrición.