Eucalyptus tereticornis

Imagen: 
Nombre vulgar: 
Eucalipto rojo
Español
Tipo de cultivo: 
Forestales
Nombre científico: 
Introducción: 

De amplia distribución geográfica en Australia, desde el sur de Victoria hasta la costa de Nueva Guinea, abarcando desde los 6 a los 38º de latitud sur y hasta una altura de 1000 m.s.n.m. Lluvias de verano a invernales con un total de 500 a 1.500 mm anuales. La estación seca es variable, llegando en algunas zonas de su distribución a los 7 meses, siendo a veces, rigurosa.

Características morfológicas: 

Es un árbol de mediano a gran porte, de aspecto piramidal, tronco derecho y copa bastante densa. Su corteza es lisa, de color blanquecina o grisáceo, del tipo red gum. Se desprende en forma de tiras o flecos, pudiendo persistir en la base del tronco.
Sus hojas juveniles primero son opuestas, para hacerse finalmente alternas; pecioladas, anchamente aovadas, de bordes enteros y glabras. Las hojas adultas son lanceoladas y estrechas, a menudo falcadas, coriáceas, acuminadas y péndulas, midiendo de 7 a 20 cm de largo. La nervadura media es muy marcada, de color amarillento o rojizo, llevando insertadas las venas secundarias en un ángulo de 45º.
Flores blancas, pediceladas, de tamaño mediano. Se hallan dispuestas en umbelas axilares con 4 o más flores cada una. Pedicelos y pedúnculos cilíndricos. El opérculo es cónico o ligeramente rostrado, recto o con una ligera curva. Su tamaño supera en dos o tres veces al tubo del cáliz.
Frutos hemisférico, de 6 – 10 mm de diámetro, por 6 – 10 mm de largo. Reborde notablemente convexo. Posee de tres a cinco valvas bien exsertas, de forma triangular o semilanceoladas.
Semillas pequeñas, menores a 1 mm de largo, de color negro, angulosas, rugosas y desprovistas de apéndices. Parálisis de color castaño, muy angostas, notablemente más largas que la semilla fértil.
La madera es de color rojo con albura amarillenta. Es pesada y dura. Difícil de aserrar y cortar en estado seco. Posee textura uniforme y fibra entrecruzada. Muy similar a la de E. camaldulensis, de la que resulta difícil diferenciarla aún histológicamente.

Requerimientos del cultivo: 

Si bien se trata de una especie muy afín a E. camaldulensis, su plasticidad adaptativa es inferior a la de aquel, resultando más sensible a las temperaturas bajas (hasta – 5 ºC) y a las sequías estivales. Requiere lluvias superiores a los 700 mm anuales e inviernos benignos. En suelos profundos y bien drenados manifiesta sus mejores condiciones de crecimiento, brindando en este caso mejores resultados dasométricos y adquiriendo mejor forma forestal, con fustas más largos y derechos, sin ramas gruesas y con menor proporción de ejemplares bifurcados.

Áreas y Volúmenes de producción: 

Las mejores condiciones para su cultivo se dan en Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe y Córdoba. Existen plantaciones que manifiestan buenos crecimientos en Santiago del Estero y en Jujuy. Otras zonas son Misiones, Salta, Tucumán, Chaco y Formosa.