Citrus limon

Imagen: 
Nombre vulgar: 
Limonero
Español
Tipo de cultivo: 
Frutales
Nombre científico: 
Introducción: 

Los cítricos son originarios del sudeste asiático, entre 0 y 30 grados de latitud norte, en una vasta área ocupada por el sud y sudoeste de China, India, Myanmar, Tailandia, Filipinas, Borneo, Sumatra, etc. Es allí donde se han encontrado la mayor cantidad de especies cítricas e innumerable cantidad de especies afines.
En estas latitudes, con altas temperaturas en las zonas bajas, pero templadas a templado-frías en las colinas adyacentes a los Montes Himalaya, límite entre China e India, surgieron especies e híbridos naturales, muchos de ellos conocidos en la actualidad.
El limonero (Citrus limon), es considerado oriundo justamente de esta área, junto al valle de Sikkim, al nordeste de India y norte de Myanmar y el gran sector adyacente del sudoeste de China.

En la actualidad, el cultivo de los cítricos se extiende por todo el mundo, pero en realidad se centraliza en dos franjas latitudinales bien definidas. En el Hemisferio Norte, desde los 41º hasta los 16º y en el Hemisferio Sur, entre los 11º y los 35º.
En la Argentina, la producción se centra en el Noroeste, en la zona de la Mesopotamia y en la provincia de Buenos Aires. Dentro de la fruticultura nacional, los cítricos ocupan el primer lugar en volumen de producción. La Argentina se ubica actualmente como el octavo productor mundial de cítricos de acuerdo a las estadísticas publicadas por la Federación Argentina del Citrus (Federcitrus 2018).
La actividad citrícola nacional, desde 1990, ha experimentado una franca expansión con un incremento significativo de producción. Actualmente en el país se cultivan con cítricos aproximadamente 135.501 hectáreas existen más de 330 plantas de selección y empaque y 22 plantas industriales.
La citricultura genera alrededor de 91.000 puestos de trabajo y su importancia socioeconómica es muy relevante en varias provincias del NOA y del Litoral.

Taxonomía: 

Los cítricos pertenecen al orden Geraniales, suborden Geraninas, familia Rutáceas y subfamilia Aurantioideas. Dentro de esta subfamilia existen más de 30 géneros, de los cuales los más importantes, ya sea por la comercialización de sus frutos como por su empleo como material de propagación son: Citrus, Fortunella y Poncirus. Dentro del Género Citrus las especies de mayor valor frutícola en nuestro país son C. limon (limón), C. sinensis (naranja dulce), C. reticulata (mandarina) y C. paradisi (pomelo).

Características morfológicas: 

El cítrico es una planta perenne, que puede vivir alrededor de 100 años o más en su hábitat natural. Una planta cítrica cultivada no tiene una identidad genética única como la salvaje, al estar constituida por una copa y un pie que, generalmente, corresponden a distintas especies, y por ello, poseen tejidos con cierto grado de incompatibilidad genética. En estas condiciones diferenciales, el medio ambiente en el cual es plantada puede ser adverso; por lo que el cultivo es rentable hasta los 20 ó 30 años de vida, siempre que su manejo sea el correcto.
Son arbustos y árboles más o menos desarrollados, que presentan hojas verdes brillantes, flores con perfume característico, tronco robusto y ramas principales engrosadas, bien distribuidas. Mantienen, en general, una forma esférica o elíptica, pero en ciertas especies puede manifestarse como ovoide; esto depende del portainjerto y de las condiciones ecológicas, especialmente suelo y clima.

Sistema radical: los cítricos poseen sólo dos o tres raíces en profundidad, que pueden llegar a dos o más metros, cuya función es solamente de anclaje, no exploratoria.
El resto del sistema radical se dispone hacia la periferia de la planta y está constituido por raíces gruesas bien distribuidas, de las cuales se desprenden, en forma de red, manojos de raicillas exploratorias capaces de absorber del suelo el agua y las sales disueltas.
Prácticamente desde muy pocos centímetros de la superficie hasta aproximadamente 60 centímetros de profundidad, se distribuye el 80 % de las raicillas.
Todo este sistema radical pertenece al portainjerto sobre el que se ha injertado la variedad comercial que se espera cosechar. De las características del suelo y de otros factores ecológicos dependerá la elección del pie, el cual no sólo debe ser tolerante a las condiciones edafoclimáticas, sino también debe mantener una excelente afinidad de tejidos con la copa que se le injertará.

Ramas: forman el armazón de la planta. Su formación y distribución varían según se trate de una planta originada directamente de semilla, o de otra obtenida de vivero, injertada sobre un pie, y llevada finalmente al campo.
En el caso de una planta proveniente de semilla se forma un tronco bien desarrollado en altura con muchas espinas (por ser un carácter juvenil); las ramas, espinosas y poco vigorosas, se disponen helicoidalmente sobre el tronco y a distinta altura. Se observa, en definitiva, una planta muy alta y poco vigorosa.
Las plantas obtenidas en vivero reciben un manejo especial. El portainjerto o pie es injertado a 15-20 cm. del suelo, cuando el vástago principal se desarrolla es cortado a 60 cm. del suelo, y aparecerán a los pocos días brotes laterales que van a constituir la futura copa del árbol. De esta manera una planta injertada queda formada por un tronco bajo con dos o tres ramas principales que se dejan luego de la primera poda de formación.

Hojas: los géneros Citrus y Fortunella poseen hojas persistentes y simples, que pueden o no presentar pecíolos alados; el género Poncirus (de importancia como portainjerto) posee hojas caducas, compuestas (trifolioladas) con pecíolos alados.
En limonero (Citrus limon), el pecíolo no posee alas y los nuevos brotes se caracterizan por su coloración violácea, debida a la presencia de pigmentos antociánicos (esta situación no se da en naranjos, pomelos ni mandarino).

Flores: denominadas comúnmente azahares, varían en tamaño de acuerdo a la especie. Generalmente son blancas; muy atractivas con aroma agradable, muy característico, que las diferencia de las otras especies. La floración comienza antes de la primavera y dura de 15 a 30 días.
Principalmente están agrupadas en racimos en la axila de las hojas y en ramas del año anterior. También hay flores solitarias en las ramitas de un año.
Normalmente son hermafroditas, presentan autofecundación y también puede ocurrir fecundación cruzada a través del transporte de polen por los insectos.

Fruto: el fruto de los cítricos recibe el nombre de hesperidio. Es una baya policarpelar, formada por tres secciones:
a) Epicarpo, denominado también flavedo, es la epidermis externa y coloreada del fruto. Aquí se ubican pigmentos y glándulas de aceites esenciales.
b) Mesocarpo, parenquimático, de constitución esponjosa, denominado también albedo por ser blanco, y que esta íntimamente unido al flavedo.
c) Endocarpo: de consistencia membranosa, constituye toda la masa de pulpa carnosa comestible. En ella encontramos distintas porciones o mericarpos llamados comúnmente “gajos”. Cada gajo corresponde a un carpelo y está rodeado por una membrana carpelar. En su interior encontramos las vesículas formadas por células de paredes finas, llenas de jugo, y las semillas.
El número de gajos en limones puede ser de 8 a 11; la cáscara, más o menos gruesa y punteada de glándulas, dependiendo de las variedades. El jugo es agrio y fragante.

Portainjertos: las plantas cítricas son propagadas en forma asexual a través de injertos y no a través de semillas, ya se trate de explotaciones comerciales o con otros fines. La variedad de interés es injertada sobre un pie o portainjerto. En consecuencia la planta estará constituida por dos partes: la copa y el pie. Por lo general, la especie injertada es distinta de la del portainjerto, el cual es seleccionado en función de diversos factores ecológicos como ser suelo, clima y enfermedades. También es un factor fundamental a considerar, al elegir el portainjerto, su compatibilidad con la variedad injertada.
El pie influye sobre la copa, con sus cualidades, ya sean favorables o desfavorables e induce cambios en su crecimiento y desarrollo: tamaño de planta, fruta, precocidad de producción, época de maduración, peso de la fruta, coloración y jugo, tenor de azúcar y ácido en la fruta, permanencia en la planta, conservación de la fruta post cosecha, tolerancia a salinidad, resistencia a sequía y/o frío, resistencia o tolerancia a plagas, etc.

Fenología del cultivo: 

Fenología del cultivo:
Brotación:
Esta etapa se inicia con al menos, un brote irrumpiendo de la yema. En un crecimiento inicial que comprende desde que el brote empieza a emerger de la yema hasta brotes iniciales con una longitud menor de 3-5 cm. Al inicio presentan coloración verde-violácea característica hasta llegar al desarrollo total de los brotes donde las hojas ya adultas han completado su desarrollo y están en plena actividad funcional, con coloración y textura finales típica, a partir de allí ya comienza el proceso de envejecimiento de estos brotes.

Inducción de floración:
Proceso mediante el cual una yema vegetativa es estimulada bioquímicamente para transformarse en reproductiva. No hay manifestación morfológica.
Floración:
Comienza cuando al menos un botón floral se observa irrumpiendo a partir de una yema, cubierto completamente por los sépalos violáceos (botón inicial). La maduración de este estadio es dependiente de la evolución de las temperaturas y en este estadio como en el de como el anterior son muy sensibles a las heladas.
Luego los de botones florales se desarrollan pasando por las siguientes etapas:
• Cerrados con los pétalos blanco-violáceos bien visibles y ya alargándose (botón tardío)
• Botones florales con los pétalos desplegándose (comienzo de apertura floral).
• Plena floración predominio de flores abiertas.
• Comienzo de caída de pétalos
• Caída de pétalos predominio de flores con pétalos ya caídos, quedando persistente el pistilo
• Botón floral sin pétalos,

Cuajado del fruto:
Factores que lo determinan:
Floración:
- El porcentaje de cuaje disminuye con el aumento de la floración por competencia entre órganos.
- Las flores que están sobre brotes con hojas tienen un mayor porcentaje de cuajado.
• Factores nutricionales:
- Una buena disponibilidad de nutrientes disminuye la competencia entre órganos.
Derrame o Caída de frutos:
• Caída prematura de flores y frutos incipientes por competencia o con ovarios y estilos defectuosos desde inicio de flor hasta 4 semanas después de antesis.
• Caída por competencia de frutos debilitados desde noviembre a diciembre.
• Caída de Frutos (15mm limón) fin de diciembre- enero.
Desarrollo del fruto:
Fase I: División celular, 6 a 8 semanas.
Fase II: Expansión y diferenciación celular. Formación de albedo, lóculos y vesículas.
Fase III: Maduración. Baja tasa de crecimiento, cambios asociados a la maduración, aumento del contenido de sólidos solubles, disminución de ácidos libres.

Variedades comerciales: 

Casi todas las variedades de limones florecen varias veces al año (presentan reflorecencia), pero la mayoría tienen dos floraciones importantes en ese período: una hacia fines del invierno y otra a fines del verano.

Eureka: variedad de plantas vigorosas, con pocas espinas y refloreciente. Es de muy buen rendimiento, con su producción concentrada en invierno (alrededor del 70 %) y en verano (un 30 %). Los frutos son de buena forma y tamaño; presentan un pequeño cuello en la zona peduncular y un pezón en la estilar. Tienen pocas semillas, buen contenido de jugo y un nivel de acidez adecuado. Esta variedad se utiliza principalmente para consumo en fresco, aunque posee buen rendimiento industrial.

Lisboa: variedad de plantas vigorosas, con espinas y menos refloreciente que Eureka. Es muy productiva, con dos picos en el año, el de invierno, con un 80 %, y el de verano, con un 20 %. Los frutos son de buena forma y tamaño, con un pequeño cuello en la zona peduncular y un pezón en la estilar y están provistos de semillas. Presentan buen rendimiento en jugo y elevada acidez. Esta variedad se utiliza para consumo en fresco y para industria.

Limoneira: variedad de planta vigorosa y muy productiva, refloreciente, con espinas. Posee dos producciones importantes en el año, distribuidas, al igual que en el caso de Eureka, en invierno (70%) y verano (30%). Sus frutos son de tamaño mediano a chico, de buena forma, con pocas semillas, buen contenido de jugo y nivel de acidez, y un elevado contenido de aceites esenciales, lo que la hace conveniente para la industria.

Genova: variedad de plantas con pocas espinas, de follaje más denso que Eureka. Es productiva, con su producción concentrada en el invierno. Sus frutas son de tamaño mediano, con forma algo esférica, cuello y pezón pequeños, corteza lisa, algunas semillas, mucho jugo y elevada acidez.

Monachello: planta medianamente achaparrada, con muchas espinas, de follaje compacto y con la fruta más bien escondida. Fruta mediana a grande, cáscara gruesa muy rica en aceites esenciales y con poca tersura de piel.

Femminello Santa Teresa: plantas vigorosas, de gran follaje y muy productivas. La fruta es de tamaño mediano a grande, con cáscara gruesa y piel poco suave.

Requerimientos del cultivo: 

Requerimientos climáticos:

Temperatura: las bajas temperaturas limitan el cultivo de los cítricos. El período de heladas es crítico, ya que son plantas muy susceptibles a temperaturas bajo cero, por lo que se debe considerar su frecuencia, intensidad y duración. Éstas afectan frutos en maduración, brotes y hojas jóvenes y, en casos severos, pueden provocar la muerte de la planta.
Los cítricos requieren una elevada amplitud térmica durante la maduración de los frutos para obtener una buena pigmentación. Respecto a la cantidad de jugo, en climas más cálidos la cantidad de jugo es mayor que en climas más fríos; así mismo, las altas temperaturas generalmente provocan un descenso de la acidez.

Precipitaciones: el agua es un factor importante para el desarrollo de los cítricos, tanto en cantidad como en calidad. Se estima que el requerimiento hídrico anual es de alrededor de 1200 mm. y es esencial que exista una buena distribución del agua con un adecuado aporte en los momentos de mayores requerimientos fisiológicos. Para lograr esto en muchas regiones del país es necesario suplementar las precipitaciones con riego.
Vientos: si bien no son limitantes, tienen importancia por la acción que ejercen sobre los frutos al producir heridas por rozaduras, efecto conocido como “rameado”. Esto causa una depreciación comercial de los frutos y son vía de ingreso de enfermedades y ataque de patógenos que bajan, aún más, la calidad del producto.
Es conveniente el uso de cortinas rompevientos para disminuir el efecto del rameado y evitar la difusión de enfermedades como cancrosis.

Requerimientos edáficos:

En general los suelos profundos, bien drenados, francos a franco arenosos son los más adecuados para el cultivo de los cítricos, ya que estos son muy exigentes en oxígeno a nivel radicular.
Los suelos arcillosos o limo arcillosos no son adecuados ya que provocan asfixia radicular al poseer una mala aireación, infiltración y drenaje. Por otro lado, suelos sueltos como los de textura arenosa, poseen problemas por excesiva percolación; esto dificulta los riegos, los que deben aplicarse con mayor frecuencia y menor cantidad de agua por aplicación.

Manejo del cultivo: 

MANEJO FITOSANITARIO DESDE COSECHA A ENVÍO INCLUYENDO EL PROCESO DE EMPAQUE

COSECHA Y TRANSPORTE
La cosecha de cítricos se realiza manualmente y está organizada en cuadrillas de cosecheros, lo que permite implementar una cosecha más controlada y ordenada. EL momento de iniciar la recolección se define en función de parámetros de calidad de la fruta como color, porcentaje de jugo, Grados Brix, Acidez y el Ratio o Relación entre estos dos últimos, etc.
Iniciada la cosecha, la fruta primeramente es recolectada en un envase (recolector manual de 10 a 15 kg.) construido con materiales que no dañan la fruta y eviten los golpes. Estos recolectores una vez llenos se vuelcan manualmente en los bines de cosecha, los cuales pueden contener entre 280 a 400 kg. de fruta.

El transporte de la fruta a la planta de Empaque se realiza en camiones a bajas velocidades a fin de minimizar daños por golpes.

INGRESO DE FRUTA AL EMPAQUE
En el ingreso a la planta de empaque se realizan controles que permiten entre otros factores:

  • Detectar fallas cometidas en procesos anteriores a esta etapa (producción, gestión de compra, recolección, etc.) y que se manifiestan en la calidad del fruto.

  • Identificar, determinando la calidad por sus características cualitativas, de la forma más objetiva y exacta posible, el destino de las partidas que entran al empaque ya sea para exportación, mercado interno o proceso industrial. Esto va a permitir una comercialización más rápida y organizada de ellas, adecuándolas a las necesidades y requerimientos de los clientes.

Los principales parámetros a controlar al ingreso son:

1) Índice de madurez
2) Porcentaje de jugo
3) Color (Índice de color)
4) Calibres (diámetro en mm)
5) Ausencia o presencia de defectos y alteraciones
6) Presencia o ausencia de enfermedades cuarentenarias

Previo al proceso de empaque y sobre todo en partidas que deban someterse a un proceso de desverdizado o que no puedan procesarse dentro de las primeras 24 horas después de la cosecha son sometidas a un lavado con fungicidas (drencher). Este procedimiento se puede realizar antes de la salida del lugar de producción o al ingreso al empaque y tiene como finalidad detener o retrasar el desarrollo de hongos parásitos de heridas como Penicilium “mohos verde y azul” y Geotrichum “Sour rot” o “podredumbre amarga” o de infecciones latentes como Colletotrichum y Phythopthora “aguado o podredumbre marrón”.

PROCESO DE EMPAQUE
La secuencia de las tareas llevadas a cabo en el proceso de empaque de fruta fresca cítrica se dividen en dos etapas: Pre-empaque (Preselección) y Empaque.
Pre-empaque
En esta etapa se hace una primera selección de la fruta, donde se descartan todos aquellos frutos que no se encuentran dentro de los parámetros exigidos de comercialización (tamaño, forma, etc.); la fruta que cumpla con dichos parámetros se clasifica de acuerdo a los distintos tonos de color para su posterior tratamiento de desverdizado (en caso de corresponder). La fruta descartada es destinada a su industrialización y no recibe ningún tratamiento químico, a diferencia de la fruta destinada a ser empacada que sí es tratada.
Los pasos seguidos desde la recepción de la materia prima son:
a) Volcado: Los bines son volcados en forma automática o semiautomática sobre un recipiente lleno de agua clorada o bien son descargados en un piletón donde la fruta es desalojada de los bines por flotación en agua clorada.
b) Lavado y escurrido: La fruta desde la pileta del volcado es llevada por una corriente de agua y transportada hasta un sistema de lavado por cepillado e inyección de agua clorada, el escurrido se hace sobre rodillos o cintas.
c) Selección-descarte automático y descarte manual de fruta: Posteriormente al lavado y escurrido se realiza la primera etapa de selección que generalmente es automática mediante un sistema de cámaras digitales de lectura óptica, que selecciona la fruta según su tamaño, color y calidad de piel, de acuerdo a los requerimientos del mercado. Esta selección es completada manualmente por un operario. La fruta que no cumple con los parámetros de selección, es descartada y generalmente tiene como destino el proceso industrial.
d) Aplicación de químicos post cosecha: Se realiza sobre la fruta seleccionada para el mercado en fresco por un sistema de nebulización a través de boquillas y que están calibradas de modo tal de aplicar la cantidad exacta para trabajar dentro de los límites autorizados de aplicación. Los productos tienen funciones curativas de heridas de cosecha y preventivas de infecciones post cosecha.
e) Enjuague y secado: La fruta ingresa luego a un sector de enjuague con agua y el secado se hace con una corriente de aire caliente durante 30-40 segundos.
f) Embalaje: La fruta preseleccionada es embalada en bines, previamente desinfectados o bien continua en forma directa hacia el proceso de empaque.
g) Desverdizado de fruta: La fruta estacionada puede o no ser sometida a un proceso de desverdizado con Etileno.
Empaque
En esta etapa se hace el acondicionado final de la fruta, para que mantenga sus atributos hasta su llegada al consumidor. Para ello se trata a la fruta con fungicidas y se le aplica cera para evitar su deshidratación. Los pasos seguidos son:
a) Volcado (si corresponde): Los bines provenientes del pre-empaque son volcados en forma automática o semiautomática sobre un recipiente lleno de agua clorada o bien son descargados en un piletón donde la fruta es desalojada de los bines por flotación en agua clorada. La concentración del agua clorada es a razón de 200 ppm de Hipoclorito de Sodio, con una exposición de la fruta por un término de 2 minutos.
b) Selección: En esta etapa se realiza un descarte manual de la fruta que no cumpla con los parámetros de comercialización.
c) Lavado con detergente y SOPP: Se aplica con una maquina que produce una cortina de espuma o aspersión de detergente formulado con un fungicida que generalmente es Ortofenilfenato de Sodio (SOPP), ésta va enjabonando a las frutas que son tomadas por rodillos con cepillos de cerda suave, este proceso de limpieza debe durar al menos 30 segundos y por el poder cáustico de esta solución sellan pequeñas heridas de la cáscara, luego es necesario enjuagar con abundante agua limpia.
d) Aplicación de fungicidas: Se realiza a través de sistemas de inmersión o con máquina que consta de un agitador permanente, una bomba de presión, una batería de filtros y picos pulverizadores de diferentes caudales. Esto último aplica una fina ducha sobre rodillos de cerda que impregnan a la fruta con una película protectora de fungicidas.
Las dosis y productos a usar en estas aplicaciones esta directamente relacionada con las condiciones de la fruta, el clima y la condición de campo de la misma. En base a estas condiciones generalmente se aplica Imazalil y/o Tiabendazol.
e) Encerado: La perfomance de la cera dependerá del método de aplicación. Picos aplicadores de cono lleno, de baja presión son los más comunes, la cantidad y la uniformidad son sumamente importantes. Conjuntamente con la cera pueden aplicarse fungicidas de poscosecha, sino se aplicaron previamente.
f) Secado de la fruta: Generalmente la fruta después del encerado es trasladada hasta un túnel de secado donde se aplica aire caliente sobre un sistema de traslación a rodillos.
g) Selección y descarte: En esta etapa se realiza la última selección y descarte la cual puede combinar un sistema de selección electrónico que separa la fruta por tamaños, colores y calidades diferentes con un descarte manual. La fruta con características fuera de los estándares es derivada a mercado interno.
h) Embalaje manual: La fruta seleccionada es colocada manualmente en sus embalajes para la venta
i) Control de calidad y descarte: Las cajas terminadas pasan a un sector de control donde se registran todos los datos relacionados con la confección y se toman muestras de manera aleatoria para control de calidad. También aquí se toman muestras de cajas que se dejan como control para seguir la evolución del producto hasta su venta.
j) Palletizado: Al final de la línea de proceso se acomodan manualmente los envases provenientes del embalado comenzando sobre la base del pallet (tarima). La terminación del pallet consiste en la colocación de esquineros y flejes quedando el producto listo para su despacho.
k) Frío-conservación: En general la frío-conservación consiste en someter los frutos a bajas temperaturas, en determinadas condiciones de humedad y renovación de aire.
Es importante destacar que dado todo este proceso descripto, es poco probable que ácaros eriófidos que se encuentren la superficie de la fruta sobrevivan.

Áreas y Volúmenes de producción: 

La superficie plantada de limón en la Argentina alcanza las 53.744 hectáreas, durante las últimas diez campañas y de acuerdo a las condiciones climáticas el volumen de producción de limón vario desde a 950.000 toneladas a 1.700.000 toneladas aproximadamente. Esta actividad productiva se desarrolla principalmente en las regiones NEA, NOA y Nordeste de Buenos Aires con la siguiente distribución de superficie:

• 4.094 hectáreas en la región NEA, integrada las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Misiones.
• 49.064 hectáreas en la región región NOA, integrada por las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca.
• 76 hectáreas en el nordeste de la Provincia de Buenos Aires, en los Partidos de San Pedro, Baradero, San Nicolás, y Ramallo.
• 391 hectárea en la región Norte integrada por las provincias de Formosa y Chaco.
• 119 hectárea repartidas en el resto del territorio nacional.

([https://www.federcitrus.org/wp-content/uploads/2018/05/Actividad-Citrico... "Fuente: Federcitrus, 2018")

Volúmenes exportados: 

Los datos de volúmenes exportados consignados en el siguiente gráfico se corresponden a las toneladas exportadas certificadas por Senasa al 31 de agosto de 2021.

Manejo del cultivo para producción de material de propagación: 

Requerimientos climáticos:

Temperatura: las bajas temperaturas limitan el cultivo de los cítricos. El período de heladas es crítico, ya que son plantas muy susceptibles a temperaturas bajo cero, por lo que se debe considerar su frecuencia, intensidad y duración. Éstas afectan frutos en maduración, brotes y hojas jóvenes y, en casos severos, pueden provocar la muerte de la planta.
Los cítricos requieren una elevada amplitud térmica durante la maduración de los frutos para obtener una buena pigmentación. Respecto a la cantidad de jugo, en climas más cálidos la cantidad de jugo es mayor que en climas más fríos; así mismo, las altas temperaturas generalmente provocan un descenso de la acidez.

Precipitaciones: el agua es un factor importante para el desarrollo de los cítricos, tanto en cantidad como en calidad. Se estima que el requerimiento hídrico anual es de alrededor de 1200 mm. y es esencial que exista una buena distribución del agua con un adecuado aporte en los momentos de mayores requerimientos fisiológicos. Para lograr esto en muchas regiones del país es necesario suplementar las precipitaciones con riego.
Vientos: si bien no son limitantes, tienen importancia por la acción que ejercen sobre los frutos al producir heridas por rozaduras, efecto conocido como “rameado”. Esto causa una depreciación comercial de los frutos y son vía de ingreso de enfermedades y ataque de patógenos que bajan, aún más, la calidad del producto.
Es conveniente el uso de cortinas rompevientos para disminuir el efecto del rameado y evitar la difusión de enfermedades como cancrosis.

Requerimientos edáficos:

En general los suelos profundos, bien drenados, francos a franco arenosos son los más adecuados para el cultivo de los cítricos, ya que estos son muy exigentes en oxígeno a nivel radicular.
Los suelos arcillosos o limo arcillosos no son adecuados ya que provocan asfixia radicular al poseer una mala aireación, infiltración y drenaje. Por otro lado, suelos sueltos como los de textura arenosa, poseen problemas por excesiva percolación; esto dificulta los riegos, los que deben aplicarse con mayor frecuencia y menor cantidad de agua por aplicación.

Áreas de producción de material de propagación: 

Áreas cultivadas

La actividad citrícola de la Argentina se desarrolla principalmente en regiones bien definidas:
• Región NEA
La Región NEA comprende la Región Mesopotámica que abarca las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Misiones.
• Región NOA
Está integrada por las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán y Catamarca.
• Nordeste de la Provincia de Buenos Aires
Se ubica en los Partidos de San Pedro, Baradero, San Nicolás, Zárate y Ramallo.
• Región Norte
Abarca zonas puntuales de las provincias de Formosa y Chaco.

Las regiones NEA, NOA y Nordeste de Buenos Aires concentran casi el 99 % de la producción de la República Argentina, un 61,20 % corresponde a la región del NOA y un 37,71 % al NEA y Nordeste de Buenos Aires.
La superficie plantada de limón en la Argentina alcanza las 46.794 hectáreas de las cuales 38.020 ha. se encuentran en la provincia de Tucumán.(Federcitrus. 2012/2013)

Mapa zonas productoras de material de propagación: 
Exportaciones de material de propagación: 

En cumplimiento con la Ley Nacional de Semillas (Ley 20.247) se pueden diferenciar a los siguientes operadores que intervienen en el proceso de producción de plantas certificada:

Centro de Introducción y Saneamiento (CIS): Centros encargados del saneamiento por microinjerto de ápices caulinares y termoterapia del material de propagación cítrico para su certificación y liberación comercial. Actualmente hay 2 INTA CONCORDIA y Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres. Distribuye a los Centros de Incremento Regionales yemas básicas y semillas certificadas para su multiplicación.

Centro de Incremento Regional (CIR): Centros encargados de la multiplicación el material de propagación cítrico para su liberación comercial. Hay múltiples CIR en el país, dependientes del INTA.
Las cooperadoras de estos Centros de Incremento Regionales venden la yemas y semillas certificadas a aquellos viveristas inscriptos en el Registro Nacional Fitosanitario de Operadores de Material de Propagación, Micropropagación y/o Multiplicación Vegetal creado por Disposición DNPV 4/13 de SENASA.Inscriptos en el REGISTRO NACIONAL DE SEMILLAS (SIGLAS) Viveros Certificadores.

Viveros Certificadores-única categoría permitida a la fecha por art. de la Res. Ex SAGPyA 149/98 y la LEY 20.247-:
Aquellos viveros que producen material de propagación cítrico, en cumplimiento por lo establecido en el Artículo 3º de la Res. Ex SAGPyA 149/98.
VER ANEXO: Programa de Certificación de Material de Propagación Cítrico

Sistema de Vigilancia fitosanitaria: 

Más allá de las acciones de vigilancia general y específica para la detección precoz de plagas ausentes sobre el cultivo de cítricos se implementa el Programa Nacional de Prevención del HLB.
En el marco de este Programa se mantiene una vigilancia permanente sobre la enfermedad y su vector Diaphorina citri y se exige al productor la supervisión de la producción y se establecen áreas áreas libres de la enfermedad.
En los siguientes links encontrara:
Resolución Senasa N° 875/2020 en la cual establece las áreas, los artículos reglamentados y medidas de mitigación de riesgo para HLB:
[http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/340000-344999/344...
Resolución Senasa N° 524/2018 en la cual se establece el plan de trabajo para HLB:
http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/310000-314999/314...