Capparis spinosa

Imagen: 
Nombre vulgar: 
Alcaparra
Español
Tipo de cultivo: 
Hortícolas
Nombre científico: 
Introducción: 

La alcaparra (Capparis spinosa L.) pertenece al orden Caperales, y en particular a la familia Capparaceae. El género Capparis incluye más de 350 especies de origen tropical o subtropical presente en diversos continentes. La especie más importante del género es Capparis spinosa L., de la que se aprovechan económicamente los botones florales.

La alcaparra o tapanera es un arbusto rastrero, originario de Asia, importado por los griegos a las islas del Mar Egeo, y posteriormente extendido desde ellas a los países de las riberas del Mediterráneo.

El producto principal es el botón floral o alcaparra, conservado ya sea sumergido en salmuera, vinagre o bien cubierto con sal. Se consume desde la antigüedad, siendo mencionada en la Biblia; gran parte del consumo mundial proviene de la recolección de plantas silvestres (Marruecos, Turquía, Siria, Irán). En Argentina habría unas 50000 plantas en cultivo comercial.

Taxonomía: 

Clasificación taxonómica:
Dominio: Eukaryota
Reino: Viridiplantae
Phylum: Spermatophyta
Subphylum: Angiospermae
Clase: Dicotyledonae
Orden: Capparidales
Familia: Capparaceae
Nombre común: Alcaparro

Características morfológicas: 

La designación C. spinosa se debe a las espinas que aparecen en las bases de las hojas, si bien hay variedades sin espinas (C. spinosa var. inermes). Es una dicotiledónea perenne, caducifolia, típica de secanos, cuyos tallos rastreros se renuevan cada año, a partir de las yemas de la base, llegando a alcanzar los 6 metros de longitud en las plantas cultivadas. Sin embargo, existen variedades arbustivas y sin espinas (Ej. Fulla, AR1). Las hojas son algo gruesas, verdes y de consistencia crasa, de forma más o menos oval, que viven el ciclo primavera verano y se renuevan al año posterior a partir del cuello.

Las flores de 4 a 5 cm de diámetro son hermafroditas y nacen de las axilas de las hojas. De pétalos blancos o ligeramente rosados, su fruto es una baya con un largo pedúnculo que llega a alcanzar los 4 cm de longitud, de color verde cuando es joven y se torna rojizo en la madurez (conocido como alcaparrón, el que se abre dejando caer las numerosas semillas que contiene). Los botones florales constituyen las alcaparras, las cuales tienen en general mayor valor comercial a menor tamaño.

Las semillas son reniformes de 2 a 3 mm, tomando un color marrón oscuro cuando llegan a la madurez; 1 gr contiene de 150 a 160 semillas, tienen una cubierta extremadamente dura y difícilmente permeable al agua y gases por lo que su irregularidad en la germinación puede ser debida a esta causa.

La raíz es medianamente ramificada, gruesa, fuerte y muy profunda, pivotante, habiéndose encontrado plantas cuyas raíces habían alcanzado los 10 metros de profundidad, la cual la hace apta para vivir en tierras semiáridas y pobres. Su vida útil puede llegar a 50 años.

La rusticidad de esta especie las hace apta para los suelos pobres, si bien ha de responder a mejores condiciones de crecimiento. Es importante el buen drenaje ya que no soportan el anegamiento, particularmente en la implantación.

Se pueden reproducir por semillas y por cultivo in vitro. Soportan el granizo y las heladas, respondiendo con una nueva brotación. En invierno las plantas son podadas a 3 cm de la cepa, para comenzar con un nuevo brote a fines de agosto (primavera).

Productos que se exportan: 

Material vegetal

Requerimientos del cultivo: 

Clima

Prefiere climas con primaveras lluviosas y veranos secos y cálidos para una mayor producción. En cuanto a la humedad, es un cultivo que requiere aproximadamente unos 200 mm de agua anual como mínimo, si bien ha de responder a mayor disponibilidad hídrica.

Granizo – Heladas

En caso de granizo, la planta puede deshojarse total o parcialmente, resurgiendo al poco tiempo desde su cuello. En las heladas suelen ocurrir idénticas situaciones que en el granizo, soportando temperaturas muy bajas en invierno. Sin embargo, es recomendable al inicio de la plantación la protección de los plantines.

Suelo

Es un cultivo que tolera suelos pobres y salinos aunque, en suelos normales, el crecimiento y producción de las plantas es óptimo ya que el nitrógeno favorece al desarrollo vegetativo y el potasio y fósforo estimulan la floración.

Manejo del cultivo: 

El marco de plantación utilizado en Argentina es de 2 por 2,5 metros, una densidad de 2000 plantas por hectárea. En Argentina, los plantines son puestos en terreno definitivo desde fines de septiembre hasta enero o, si las temperaturas no son muy elevadas, hasta febrero, ya que darían el tiempo suficiente para que enraice y esté en condiciones de soportar el invierno.
Durante el invierno las plantas son podadas prácticamente a cepa; las mismas durante el reposo invernal permanecen desprovistas de follaje y sin partes verdes que puedan verse expuestas a bajas temperaturas. En agosto comienzan los primeros rebrotes y a fin de mes, las primeras cosechas de alcaparra, siendo el pico máximo en los meses de noviembre – diciembre. En el mes de enero se realiza una poda verde en plantas adultas, debido al excesivo crecimiento de las mismas y para lograr un mejor manejo.
Una planta de alcaparra puede alcanzar la condición de adulta a partir del cuarto año de plantación, siempre que se preste las atenciones mínimas necesarias para que adquiera un desarrollo normal y una producción estimable.

Época de floración y cosecha

Capparis spinosa L. comienza a producir botones florales al año siguiente de su plantación. La planta entra en plena producción a partir del cuarto año hasta aproximadamente los 25 años. En la alcaparra la producción de botones florales es un proceso continuo que en Argentina se inicia en noviembre y continúa hasta mayo, con un período fuerte de producción entre diciembre y enero.

La recolección de la alcaparra es escalonada, empezando con una frecuencia de cosecha semanal, para posteriormente ir acortando esta frecuencia a 3 ó 4 días cuando se acelera la producción de botones florales. A medida que se aumenta la frecuencia de recolección, disminuye el calibre de los botones florales recolectados, lo que favorece la comercialización debido a que las industrias tienden a solicitar calibres menores.

Manejo post-cosecha del producto
A los plantines de alcaparra se les efectúa rustificación para obtener una mejor calidad del producto. Luego de pasada esta etapa son colocados en cajas de cartón para su posterior transporte.

Áreas y Volúmenes de producción: 

En Argentina el cultivo de alcaparra se distribuye en las provincias de:
Buenos Aires: en las localidades de Sierra de los Padres, Necochea, Luján, Pilar, Coronel Dorrego
Entre Ríos: Paraná.
Córdoba: Colonia Caroya, Canals, Cruz del Eje, Traslasierra, Villa General Belgrano, Río Cuarto
Catamarca: Santa Maria, Fiambalá, Capital.
Santa Fe: Avellaneda, Rosario.
San Juan: Jachal, Santa Lucia, San Juan
Mendoza: Godoy Cruz, Lavalle, 25 de Mayo.
Neuquén: Centenario.
Río Negro: Viedma, El Bolsón, Sierra Grande.
Misiones: Leandro N. Alem.
Tucumán: Simoca, Río Hondo
Salta: Joaquín V. Gonzáles.
Jujuy: Perico.
Formosa: Clorinda.
La Rioja: Chamical, Famatina, La Rioja, Patquia, Olta, Catuna y Chilecito
Santiago del Estero: La Banda, Villa Nueva Esperanza, Añatuya, Bandera, Termas de Río Hondo.
Chubut: Puerto Madryn, Trelew.

Manejo del cultivo para producción de material de propagación: 

El manejo del material de propagación se realiza in vitro.

Se selecciona plantas madres por su aptitud productiva y se introducen en el laboratorio para multiplicarlas. Debido a que el poder germinativo de la semilla es muy bajo (inferior al 5%), y recalcitrante al enraizamiento por esquejes; por tal motivo el método de propagación es in vitro.

Las plantas madres están libre de enfermedades y plagas, criadas en viveros certificados por el Senasa.

Áreas de producción de material de propagación: 

El área de producción se ubica en la ruta 34 km 724 en la ciudad de La Banda, Santiago del Estero.